El Blog del Unión Tres Cantos FS

Noticias del Club Unión Tres Cantos

Juvenil Nacional: Unión Tres cantos 4 – Parque de Lisboa 4

Hablemos de «El Justiciero»

Se puede comprobar en pasadas crónicas que nunca se ha hecho referencia a los árbitros para justificar los resultados del equipo. Incluso si alguien es seguidor de estas crónicas podrá confirmar que en pasadas temporadas tampoco.
Y esta vez no va a ser menos, no vamos a justificar el empate por las decisiones arbitrales, entre otras cosas porque creemos que el empate final fue justo, a pesar de que cualquiera de los dos equipos se podía haber llevado la victoria.
Pero no podemos evitar hablar de él como «El Justiciero», un árbitro de División de Honor que, al parecer, dada su «categoría» se permite «hacer justicia» (que no es lo mismo que impartir justicia. Trataremos de explicarnos a lo largo de la crónica).
Comenzó el partido con mucha igualdad y poco a poco tomó la iniciativa el equipo visitante, fruto de la cual, llegó el primer gol de los de Alcorcón. A partir de ese momento, se cambiaron las tornas y el dominio fue local, lo que no impidió que las ocasiones se repartieran en ambos bandos, desbaratadas por la actuación de los porteros en algunas ocasiones y los errores en el remate otras.
Con 0-1 se llega al descanso y, hasta aquí todo relativamente normal.
Comenzó la segunda parte y los locales salieron a presionar desde el principio y antes de que pasase el primer minuto de juego ya habían dado la vuelta al marcador, primero por mediación de Arrojo que interceptó un mal rechace del portero visitante y remató de fuerte zurdazo desde la frontal del área. El 2-1 lo consiguió Rodri de forma parecida al recuperar un balón en la presión inicial y marcar.
Pero en este momento apareció «El Justiciero»… señalando faltas a los locales que nadie sabía qué había pasado, cargando con cinco faltas al equipo local cuando todavía faltaban ocho minutos para la conclusión y lo que es peor aún no siguiendo el mismo criterio con el equipo contrario (que no tenía la culpa, dicho sea de paso), Los jugadores locales ya no se atrevían ni a poner la pierna para que no les pitasen nuevas faltas, lo que aprovechaban lo visitantes para irse entre dos y tres jugadores porque no encontraban dificultades, terminando una de esas jugadas en gol (2-2).
El siguiente paso de «El Justiciero» fue expulsar a un jugador local por doble amarilla en un encontronazo que más parecía falta visitante. Los dos minutos siguientes, en inferioridad local, fueron de acoso a la meta de Carlos y entre él, la buena defensa y los postes se solventó la papeleta. Cuando se recuperó la igualdad, las ocasiones y el dominio se repartía casi por igual hasta que Arrojo marcó el 3-2 de fuerte zurdazo en un saque de banda.
Los visitantes empezaron a jugar de cinco y un robo de balón permitió a Rodri marcar desde el lateral izquierdo del centro del campo el 4-2.
No le parecía justo el resultado a «El Justiciero» y en menos de dos minutos (faltaban tres para terminar) pitó dos faltas y los consiguientes doble-penalti, la primera absolutamente inexistente ya que el jugador local robó el balón de manera totalmente limpia y. la segunda más que dudosa al cruzarse el delantero y tropezar con el defensa. Los dos doble-penalti fueron lanzados muy bien por los de Alcorcón que lograban así el empate.
Pero aquí no acaba la labor de «El Justiciero» porque, faltando pocos segundos para el final del partido, sí hubo una clara falta local a un delantero visitante pero… (aquí ya nos asalta la duda) no sabemos si no la pitó porque ya había hecho justicia (con el empate justo) o es que ya le daba vergüenza y la conciencia no estaba excesivamente tranquila.
Ya sólo nos queda una observación positiva y es la de la deportividad que demostraron los dos equipos a pesar de la actuación de «El Justiciero» que, en otro contexto, la habría armado «fina».
Y a nuestro jugadores un mensaje: ¡¡¡Ánimo porque… se puede!!!

Leave a Reply